ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



CUANDO NOS SENTIMOS SOLOS

CUANDO NOS SENTIMOS SOLOS
Cantas veces nos hemos sentidos solos, que a pesar de estar rodeados de familia y amigos hay un sentimiento de soledad y hasta vaco.

La soledad es una de las experiencias ms dolorosas de la vida. Porque Dios nos cre para relacionarnos, la falta de compaa puede ser muy angustiosa.
Leemos en el comienzo de la escritura cuando Dios dice No es Buenos que el hombre este solo.
Es probable que en algn momento, todos hayamos luchado con sentimientos de Soledad.
Es especialmente difcil cuando estamos atravesando una situacin penosa, y no hay nadie que pueda darnos nimo, nada puede consolarnos, prcticamente nada funciona
Y definitivamente creemos que el MUNDO NO NOS ENTIENDE.

Fortaleza para soportar la Soledad.
Y llega a ser contradictorio, porque por un lado nada nos hace sentir mejor, pero Lo que queremos en ese momento tambin es compaa, apoyo y aliento, para que nuestro dolor emocional se vaya.
Y lo ms difcil es que la situacin persiste, y la Soledad parece que seguir para siempre.

En momentos as, necesitamos fortaleza para soportar.
*****Y llega a ser un poco chocante el comentario de YO TE ENTIENDO, SE POR LO QUE ESTAS PASANDO, porque creemos que nuestra situacin es nica, nadie se ha sentido como YO

Saba usted que Dios puede usar la soledad? A veces, l la permite para desarrollar el carcter divino en nosotros, ensearnos a depender de l, y llevarnos a una relacin ms estrecha con l.
Cuando estamos solos y otros no pueden o no quieren ayudarnos, l es quien nunca nos deja, Dios.
El apstol Pablo conoca el dolor de la soledad. Despus de muchos aos de fiel servicio al Seor, fue a parar a una prisin en Roma. Su ltima carta a Timoteo nos da una idea de su actitud durante los ltimos das de su vida terrenal.
A pesar de que se haba entregado al servicio a los dems, Pablo estaba solo al final de su vida; solamente Lucas lo acompaaba, y leemos:
2Timoteo 4:9 -14 Procura venir pronto a verme, 10 porque Demas(A) me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalnica. Crescente fue a Galacia, y Tito(B) a Dalmacia. 11 Slo Lucas(C) est conmigo. Toma a Marcos(D) y trele contigo, porque me es til para el ministerio. 12 A Tquico(E) lo envi a Efeso. 13 Trae, cuando vengas, el capote que dej en Troas(F) en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos. 14 Alejandro(G) el calderero me ha causado muchos males; el Seor le pague conforme a sus hechos.

(4.14, 15 Alejandro debe de haber testificado en contra de Pablo en su juicio.
2Ti 4:15 Gurdate t tambin de l, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.
2Ti 4:16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.

Nos dice q se fue DEMAS. CRECENTE. TITO.
Nadie estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon" (v. 16).
Slo Lucas haba regresado (2Ti 4:11 Slo Lucas(C) est conmigo. Toma a Marcos(D) y trele contigo, porque me es til para el ministerio.
No convirtamos a Pablo en un "supersanto", si no NO veremos la manera como Dios obr en su vida, ni tampoco cmo puede hacerlo en nosotros.
Pablo era de carne y hueso, con debilidades humanas. Luch con sentimientos, frustraciones y dificultades.
Pablo experiment la soledad de muchas maneras. Extraaba la compaa de quienes amaba, y senta el dolor de haber sido abandonado por Demas. Las limitaciones y las privaciones de su vida en la crcel aumentaban su sensacin de aislamiento.
Ya no era libre para hacer lo que ms amaba, ir a todo el mundo para anunciar el evangelio, plantar nuevas iglesias, y discipular a las personas. Y conforme avanzaban los das, l saba que su muerte era inminente.
La ayuda del Seor en nuestra soledad
Pero la vida en la crcel no fue la nica situacin de aislamiento que enfrent Pablo. Cuando fue llamado ante las autoridades romanas para defenderse, nadie lo apoy.

Pero no estuvo solo, Dios estuvo con l y lo fortaleci para que pudiera cumplir los propsitos del Seor (2Ti 4:17 Pero el Seor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por m fuese cumplida la predicacin, y que todos los gentiles oyesen. As fui librado de la boca del len.)
Aunque los romanos dominaban el mundo, Cristo permaneca junto a Pablo.
Un hombre con Cristo es ms poderoso que cualquier autoridad terrenal. Cuando Pablo se enfrent al tribunal, su valenta creci al recordar cuando el Seor haba estado con l.
Aunque nuestras experiencias personales con el Seor son de un valor incalculable, nuestra mayor fuente de seguridad es la Biblia. Dios le dice a su pueblo en sus pginas, que l est con ellos. Antes de que Cristo ascendiera al Padre, prometi a sus seguidores: "Yo estoy con vosotros todos los das, hasta el fin del mundo" (Mt 28.20).

Y un poco antes Cristo tambin haba dado esta promesa Juan 14:16-17 Y yo rogar al Padre, y os dar otro Consolador, para que est con vosotros para siempre: el Espritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocis, porque mora con vosotros, y estar en vosotros.

En tiempos de debilidad, soledad o temor, recuerde que el Seor est siempre con usted aunque no pueda sentirlo.
NO DUDE DE que Dios est al pendiente de usted y que la presencia constante de Dios con nosotros es una realidad, sobre todo en perodos de soledad.

Cuntas veces no se ha preguntado usted : Si l est conmigo, por qu no puedo sentirlo? Por qu me siento tan solo?
Cuando su presencia no es perceptible, nuestro valor para enfrentar la Soledad y las dificultades se debilita y en momentos as necesitamos depender de Cristo, no de los sentimientos.
Confe en que l nunca lo desamparar ni dejar a quienes han sido salvos Hebreos 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenis ahora; porque l dijo: No te desamparar, ni te dejar.

Aos antes, Pablo haba escrito una carta a los filipenses, en la que les dice: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Fil 4.13).CREALO VIVALO
Crea que todo lo puede en Cristo porque tambin tenemos la promesa de que no nos dejara, que estar con nosotros hasta el fin del mando.

En su caminar con Cristo, Pablo haba aprendido que sus tiempos de debilidad eran la invitacin de Dios para que dependiera de l.
Cuando el apstol estuvo luchando con un "aguijn en su carne", el Seor le dijo: (2Corintios12:9 Y me ha dicho: Bstate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriar ms bien en mis debilidades, para que repose sobre m el poder de Cristo. )
Aprenda que cuando Dios guarda silencio ante una peticin, y sobretodo si usted a insistido en ella sin tener respuesta, pdale entonces ahora que le ensee a vivir con ello, que le muestre que es lo que usted tienen que aprender de lo que este viedo.
NO deje de sentir esperanza en su soledad. Cuando usted est emocional, fsica o espiritualmente dbil, tenga la certeza de que ser testigo del poder de Dios obrando en usted.
Que l le dar la fortaleza y el valor necesarios para soportar cualquier cosa por la que est pasando.
Una cosa en la que podemos confiar, es en la fidelidad de Dios. l siempre nos dar el poder para realizar su plan. Pablo dijo que el Seor lo fortaleci "para que por [l] fuese cumplida la predicacin, y que todos los gentiles oyesen" (2 Ti 4.17). l saba que este lugar era donde Dios quera que l fuera; su prisin y su juicio fueran parte del cumplimiento de su llamado.

Para que los planes de Dios se lleven a cabo muchas veces es necesario que pasemos por situaciones que definitivamente no estuvieron en nuestros planes, PERO alimentar en los planes de Dios las cosas salen bien, lo importante es que nosotros confiemos en EL.
Antes de su primera prisin en Roma, el Seor le dijo claramente a Pablo que este era su destino. Cuando los judos de Jerusaln trataron de matarlo, el Seor Jess estuvo a su lado, y le dijo: "Ten nimo, Pablo, pues como has testificado de m en Jerusaln, as es necesario que testifiques tambin en Roma" Hechs 23:11 A la noche siguiente se le present el Seor y le dijo: Ten nimo, Pablo, pues como has testificado de m en Jerusaln, as es necesario que testifiques tambin en Roma.
Y no solo ya lo haban apresado ahora siendo llevado a Roma se present una tormenta y naufragaron y un ngel se par delante de Pablo, diciendo: "Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante Csar" (Hch 27.13-24)
Hechos 27:23 Porque esta noche ha estado conmigo el ngel del Dios de quien soy y a quien sirvo, Hch 27:24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante Csar; y he aqu, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.).
Ya que el deseo de Pablo era hacer la voluntad de Dios, podemos estar seguros de que aprovech esta oportunidad en la crcel para anunciar a Cristo a los gobernantes romanos de su poca.
No fue complaciente ni suaviz su mensaje para salvar su vida. Cuando tenemos la conviccin de que estamos haciendo el trabajo que Dios nos ha dado, nos llenamos de celo y coraje que las fuerzas del mal no pueden destruir y nuestro confort y hasta seguridad pasan a un ltimo lugar.
Esta no fue la primera demostracin de coraje de Pablo; su historia anterior de valenta haba moldeado su respuesta actual. Cada vez que defendemos lo que creemos, Dios usa eso como una oportunidad para fortalecernos para el prximo desafo, que puede muy bien ser ms difcil y ms costoso. La vida de Pablo estuvo siempre en peligro, pero l no la estimaba preciosa para s mismo. Su meta era terminar el ministerio que haba recibido del Seor Jess (Hch 20:24).
El temor a la muerte puede hacer que perdamos el nimo, pero el saber que Dios tiene nuestros das en su mano, nos da la confianza para seguir adelante. El Seor ha trazado una ruta para cada uno de nosotros, y l guarda nuestro camino cuando buscamos cumplirlo. Aunque Pablo estaba dispuesto a morir como resultado de su testimonio ante el tribunal, los propsitos del Seor para l no se haban consumado; por tanto, preserv su vida (2 Ti 4.17).
Para el observador casual, el ministerio de Pablo pareca haber terminado. Despus de todo, estaba envejeciendo y por segunda vez estaba preso en una crcel romana, sin poder hacer lo que haba hecho antes. Pero Dios no toma en cuenta el valor de nuestros das como hace el hombre.
A sus ojos, un creyente postrado en la cama de un hogar de ancianos todava tiene un propsito y un llamado de l. Tenga la seguridad de que, si todava respira, el Seor sigue teniendo planes para usted.
La respuesta a la soledad
Mantener un enfoque en la eternidad.

****No pierda de vista su META, la promesa de Dios en su vida, ESO le dar siempre nimo, y el valor para seguir adelante, leemos que escribo el apstol Pablo 2 Timoteo 4.6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida est cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo dems, me est guardada la corona de justicia, la cual me dar el Seor, juez justo, en aquel da; y no slo a m, sino tambin a todos los que aman su venida.
Sin esta clase de aliento, estamos propensos a caer en la amargura.

En el apstol Pablo encontramos el gran ejemplo de un hombre que no guardo resentimientos, no solo lo abandonaron cuando ms los necesitaba, hubo quien testific incluso en contra de l y Pablo sigui adelante, tampoco leemos que haya guardado resentimiento contra de Dios.

Permanecer en la Palabra.
En la conclusin de su carta, Pablo le pide poco a Timoteo: solo un abrigo y "los libros, especialmente los pergaminos"
(2Ti 4:13 Trae, cuando vengas, el capote que dej en Troas(F) en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.). La capa era, sin duda, para su bienestar fsico, pero el material de lectura era para su aliento espiritual. Los pergaminos eran, probablemente, copias del Antiguo Testamento; ellos haban guiado su corazn y su mente durante tantos aos, y anhelaba su consuelo y aliento en la fra y solitaria prisin.
Para todos nosotros, habr momentos en que nos sentiremos solos, cuando otros no podrn o no desearn ayudarnos. Pero pensar en nuestra situacin o en el agravio de los dems solo conduce al resentimiento y a la autocompasin.
Si buscamos al Seor y confiamos en la verdad de su Palabra, descubriremos el consuelo y la fortaleza de su presencia.
Nuestras almas se llenarn de valor, dndonos el poder para soportar la soledad y terminar la carrera.
2Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.


Rosamara Segura
Pastor
Iglesias Latinoamericana

Lic. Teo. Pastor Jos Luis Segura C.
MAYO 31 2015

Fecha del servicio:

09/13/2015




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio