ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



SALGAMOS DEL DESIERTO

SALGAMOS DEL DESIERTO

xodo 14:1-3 Habl Jehov a Moiss, diciendo: 2 Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefn; delante de l acamparis junto al mar. 3 Porque Faran dir de los hijos de Israel: Encerrados estn en la tierra, el desierto los ha encerrado
Cuando Israel atraves el Jordn tras el xodo hacia la tierra prometida, sucedieron grandes acontecimientos, un cambio de vida radical, no ms esclavitud y de ser un pueblo sedentario aunque esclavos, pasaron a ser un pueblo nmada, tratando de llegar a la tierra que se les haba prometido. Un trayecto que hubiera sido en cuestion de unas cuantas semanas.
Veamos algo de esta nacin, Israel, su entrada al desierto, su vida dentro de l y la gran salida a la promesa y como es que esto lo llegamos a vivir nosotros.
1446 aos antes de Cristo, el gran pueblo de Israel hace una entrada espectacular al desierto, dejando atrs 400 aos de esclavitud, con la expectativa de lo que vendra y con una sensacin de libertad que poco antes ya les haba causado temor. xodo 14:11&#65533;no haba sepulcros en Egipto, Por qu nos has trado hasta aqu?
Dios ha separado las aguas por ellos xodo 14:21-22
Tristemente vemos que ellos fueron desleales a Dios y que a pesar de los milagros vistos y vividos no permanecan fieles por mucho tiempo.
En el comienzo cuando leemos la historia de Jacob, su llegada a Egipto nos damos cuenta que este pueblo aunque todava pequeo tena una estrecha relacin de fidelidad y dependencia de su Dios, pero pronto todo cambiara, al parecer el pueblo se envolvi en las pomposas ostentaciones de los egipcios, en su modo de vida y en su adoracin a de dioses paganos, Egipto tenia riquezas, poder, pero no el privilegio de conocer el Dios todopoderoso Jehov de los ejrcitos.
Pero las misericordias de Dios son tan extraordinarias que nunca se apart de ellos por las noches los guiaba con una columna de fuego, en el da con una columna de nube.
El pueblo padeca en el desierto, pero Jehov estaba con ellos, cuando sintieron hambre le envi mana del cielo, cuando tuvieron sed provey agua de la roca, quisieron carne y Dios les dio codornices, en las noches haba una nube de fuego para alumbrarlos y no pasaran frio, y durante el dial con un sol candente como el que hay en el desierto haba una columna de nube para cubrirlos.
Y ellos habran de recordarlo por siempre.
Deuteronomio 8:2-4 Y te acordars de todo el camino por donde te ha trado Jehov tu Dios estos cuarenta aos en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que haba en tu corazn, si habas de guardar o no sus mandamientos. 3 Y te afligi, y te hizo tener hambre, y te sustent con man, comida que no conocas t, ni tus padres la haban conocido, para hacerte saber que no slo de pan vivir el hombre, ms de todo lo que sale de la boca de Jehov vivir el hombre. 4 Tu vestido nunca se envejeci sobre ti, ni el pie se te ha hinchado en estos cuarenta aos.
Sin embargo el pueblo se inclinaba al mal, Jehov bien poda haber llevado al pueblo por el lugar de los filisteos donde solo duraran das para cruzar el desierto, pero dijo Jehov no los llevare por el lugar ms cerca para que no teman a guerrear contra los filisteos.
Pero por la dureza en su corazn y la infidelidad, murmuraciones, y quejas, delante de El fueron llevadas por el desierto por 40 largos aos, leamos Nmeros 14:26-35.
Estuvieron a punto de entrar a la tierra que haba sido prometida, estuvieron a unos cuantos pasos, pero su falta de FE y rebelda los traiciono a ellos mismos.
En el desierto el pueblo vagaba en un prcticamente mismo crculo no solo de terreno, tambin hicieron de su vida un circulo vicioso, estaban bien mientras sus necesidades eran suplidas, pero en cuanto sentan cualquier problema o carencia inmediatamente comenzaban con sus quejas y no avanzaban, no tena resultado lo que hacan.
Y a pesar de todo Dios sigui con ellos los 40 aos que ellos estaran en el desierto.
Pero finalmente Dios les permiti llegar a esa tierra que saban flua leche y miel, promesa dada haca ms de 400 aos a Abraham, y as como por un cruce de agua entraron al desierto, por otro mas, el cruce del rio Jordn salieron de este desierto.

Posiblemente usted ha estado dando vueltas en el desierto por aos, cuantos le gustan 20, 30, 40, aos y siente que no termina de salir de l, confe, el seor est con usted!
Tenemos una promesa maravillosa en la escritura
Isaas 43:2 Cuando pases por las aguas, yo estar contigo; y si por los ros, no te anegarn. Cuando pases por el fuego, no te quemars, ni la llama arder en ti.
Las pruebas y las aflicciones son el instrumento que nos ensean a confiar en Dios, a tener paciencia para esperar su tiempo y no en el nuestro, nos hacen crecer espiritualmente.
Y que por muy difcil que la situacin se presente, l est con usted, est conmigo.
Dice el apstol pablo en 1Corintios 10:6-13 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seis idlatras, como algunos de ellos, segn est escrito: Se sent el pueblo a comer y a beber, y se levant a jugar. 8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un da veintitrs mil. 9 Ni tentemos al Seor, como tambin algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. 10 Ni murmuris, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y estn escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 12 As que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentacin que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejar ser tentados ms de lo que podis resistir, sino que dar tambin juntamente con la tentacin la salida, para que podis soportar.
No estamos solos en el desierto, que bien podra ser el problema matrimonial, econmicos, familiares, o en su vida espiritual.
Que muchas veces caminamos tambin en crculo, y cuando estamos casi a punto de llegar a la salida, una mnima situacin de duda, una decisin sin consulta a Dios nos hace regresar al camino desolado que nos muestra el desierto.
Lo importante es seguir adelante, no dude que enfrente de usted est la salida de este basto desierto que estamos caminando y al que DEFINITIVAMENTE NO PERTENENCEMOS.
AMEN <a href="http://www.ucop.edu/apforum" title="replica watches"></a>

Rosamara Segura
ILA
Octubre 19 2014

Fecha del servicio:

10/27/2014




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio