ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



Los 10 Leprosos


Hay un pasaje en la Biblia que capta la atencin de muchos, la que nos registra el Dr. Lucas e iremos viendo poco a poco algunos pasajes.
Lucas 17:11-13 Yendo Jess a Jerusaln, pasaba entre Samaria y Galilea. Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo: Jess, Maestro, ten misericordia de nosotros!

Sabemos que a los leprosos se les consideraban gente repugnante y los desechaban fuera de las ciudades, donde ellos formaban pequeas comunidades donde vivan solo gente con lepra ya que es una enfermedad contagiosa.

*Como parntesis: Hoy da es algo que no es comn ver, segn estadsticas del ao 2009 se tienen registrados poco mas de 400 mil casos en todo el mundo, pero lo mejor de todo es que hay tratamiento para ello, en el tiempo de Cristo no lo haba.

La lepra para los judos era seal de pecado, de desagrado para Dios.

Y voy a sobresaltar dos puntos, nos relata la escritura que eran 10 hombres y no estn especificando sanidad, solamente le piden misericordia.

Nos damos cuenta primeramente del reconocimiento de estos hombres de quien es Jess, saben de l y tambin saben que en l esta su sanidad.

Nosotros lo sabemos, lo conocemos, hemos visto sus milagros, tenemos sus promesas y con todo y todo muchas veces ni caso hacemos de l.

Y vemos que ms adelante les contesta 17:14 Cuando l los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteci que mientras iban, fueron limpiados.

No los desecho, no los repudio ni se fue tratando de no contagiarse, Jess no pronuncia tampoco en ningn momento palabra de sanidad, simplemente les da una orden, vallan y mustrense a los sacerdotes!! Y en esto actu su sanidad y lemos Y aconteci que mientras iban, fueron limpiados. Decidieron obedecer, podemos especular un poco: pensaran de momento:
- A qu vamos con el sacerdote?
- Tendr algo para nosotros ah?
- y pudiramos seguir echando a volar nuestra mente.

Era un desafo para ellos, tener que presentarse ante el sacerdote, el hombre que los haba declarado inmundos y desechado fuera de la sociedad, incluso con el riesgo de muerte si regresaba a la ciudad, pero su Fe fue ms grande.

Pero era importante presentarse frente a l, ya que tenan un ritual que seguir despus de ser limpios.

Podemos decir que actu una ley fsica, a toda accin hay una reaccin

Hermanos, en nuestro caminar diario, en nuestro caminar con Dios actualmente es igual, no solamente es lo que paso en la poca de los apstoles.

Hoy da, necesitamos caminar con esa FE, quiere usted algo de Dios? Actu, pngase en accin.

Leamos un poco de la importancia de tomar accin:
Lucas 5:18 Y sucedi que unos hombres que traan en un lecho a un hombre que estaba paraltico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de l. Pero no hallando cmo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, ponindole en medio, delante de Jess.

Los amigos ya haban empezado la accin.

Y ms adelante
Lucas 24-25 Pues para que sepis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paraltico): A ti te digo: Levntate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante, levantndose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.

FE, Accin y Resultado.

Leamos un ejemplo ms:
Juan 9.1-7 Al pasar Jess, vio a un hombre ciego de nacimiento

Y comenzaron los curiositos quin fuel el del pecado Seor?!!!! No falta en nuestros das el que quiere saber ms de lo que le corresponde, o a todo lo desagradable o doloroso le esta colgando un pecado.

Y lemos, en Lucas 9:7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Silo (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lav, y regres viendo.

Me gustara saber que pens toda aquella gente que vio cuando Jess estaba haciendo lodo con su saliva y untndolo en los ojos del hombre ciego.

A la orden de Jess el hombre se puso en accin y dice la escritura: regres viendo.

Pero regresemos con los hombres leprosos, y tenemos uno de los puntos ms sobresalientes, y leemos:
Lucas 17:15-19 Entonces uno de ellos, viendo que haba sido sanado, volvi, glorificando a Dios a gran voz, y se postr rostro en tierra a sus pies, dndole gracias; y ste era samaritano. Respondiendo Jess, dijo: No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, dnde estn? No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levntate, vete; tu fe te ha salvado

Quiero que enfoquen muy bien los trminos aqu, tu fe te ha salvado no le dice SANADO ocupa muy claramente SALVADO.

Recordemos que entonces el evangelio se estaba predicando exclusivamente a los judos, an no est la orden de ir a toda las naciones (Mat. 28).

Este era extranjero dice Jess, considerado un gentil, peor an, un Samaritano a quienes los Judos repudiaban grandemente.

Sano a 10 y se entiende que 9 eran judos y el extranjero fue el nico que regreso y su recompensa una vez ms la vemos doble, no solamente es sano tambin ahora es Salvo.

Volvi glorificando a Dios a gran voz, regreso feliz, con gozo, no lo hizo con discrecin y en murmullo.

Como ahora que hay muchos cristianos de la secreta, que prefieren que no se les identifique como tal por temores absurdos y desgraciadamente hasta por pena porque no entraran en su crculo de amistades o trabajo.

Este hombre regres a gran voz dndole gracias a Dios.

Que me ensea todo esto:
Que la misericordia de Dios saldr a mi encuentro siempre y cuando yo est en su camino, en el camino de Dios.

No espere bendicin conociendo usted del Seor y pretendiendo caminar en el camino ancho que lleva a la perdicin segn leemos en la escritura.

Que si hago lo que Dios me manda que haga, si soy obediente y confi en l, l har (Salmo 37:5).

No se le olvide que cuando Dios ha hecho algo por usted, glorifquelo, dele gracias infinitas, de testimonio de ello.

No se quede simplemente con el milagro hecho y siga caminando para adelante, NO!, haga un alto y glorifique a Dios.

Muchas veces nos portamos como esos leprosos, nos acercamos a Dios todos mal olientes y a llagados casi, casi nos auto repudiamos y segregamos por el mal que hemos cometido, o bien porque simplemente nos afectaron de tal manera que sentimos que no lo superamos y que cundo lo logramos no lo reconocemos.

Ms bien sea como el Samaritano que regreso para agradecer su sanidad y que por ese acto se llevo una doble porcin.


AMEN


Rosamara Segura
Pastor

Fecha del servicio:

08/04/2013




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio