ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



Creyendo a la palabra de Dios


Pensemos por un momento y honestamente preguntmonos, cuanto le estamos creyendo a Dios?

Primero debemos conocer que nos dice el Seor en su palabra. Esta vez quiero hablar de dos mensajes que el Seor, nos ha dado y que espera que creamos de todo corazn.

El primer mensaje lo he llamado: La promesa de que El siempre estar con nosotros en nuestras tribulaciones. En la biblia encontramos este mensaje fuerte y claro. No teman Yo los ayudo, Yo estoy con Uds..

El Seor quien nos form en el vientre de nuestras madres (Isaas 49:1 Odme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehov me llam desde el vientre, desde las entraas de mi madre tuvo mi nombre en memoria) nos conoce muy bien y saba de antemano que nos desesperaramos y tendramos miedo ante las tribulaciones por eso nos da esas promesas.

Isaas 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudar, siempre te sustentar con la diestra de mi justicia
Isaias 41:13 Porque yo Jehov soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo
Isaas 43:2-3 Cuando pases por las aguas, yo estar contigo; y si por los ros, no te anegarn. Cuando pases por el fuego, no te quemars, ni la llama arder en ti. 3 Porque yo Jehov, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador;

La pregunta es estamos creyendo a esta promesa? Cuando sentimos miedo, angustia, cuando nos desesperamos, de alguna manera le estamos diciendo a Dios no eres tan grande y poderoso, no puedes hacerlo, no me puedes ayudar, estoy solo (a) acorralado, me encuentro sin salida. Y as de este modo olvidamos o ponemos en duda lo que l nos dice en su palabra sobre cun grande y poderoso es El.

Por eso nos lo hace saber cundo dice en:
Isaas 40: 28 No has sabido, no has odo que el Dios eterno es Jehov, el cual cre los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance
Isaas: 45:5-7 Yo soy Jehov, y ninguno ms hay; no hay Dios fuera de m. Yo te ceir, aunque t no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay ms que yo; yo Jehov, y ninguno ms que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehov soy el que hago todo esto.

Entonces que nos dice el Seor? Yo te forme, te conozco, s que vas a temer, pero confa solo en m tu Dios grande, poderoso, creador del cielo y de la tierra, para quien nada es imposible: Jeremas 32:27 He aqu que yo soy Jehov, Dios de toda carne; habr algo que sea difcil para m?

El otro mensaje que debemos creer firmemente es el mensaje de arrepentimiento. El Seor sabe que somos pecadores, y por eso nos invita a arrepentirnos de todo aquello con cuanto lo hemos ofendido, de todo aquello que nos aparta de l.

Isaas: 1:16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 1:18 Venid luego, dice Jehov, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve sern emblanquecidos; si fueren rojos como el carmes, vendrn a ser como blanca lana.

El Seor nos invita a arrepentirnos y nos promete su perdn. El quien nos conoce tambin, nos dice en: 2 Crnicas 6:30 T oirs desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y perdonars, y dars a cada uno conforme a sus caminos, habiendo conocido su corazn; porque solo t conoces el corazn de los hijos de los hombres;

Tambin el Seor nos advierte que pasara con los desobedientes que no quieren arrepentirse en Isaas:
1:20 si no quisiereis y fuereis rebeldes, seris consumidos a espada; porque la boca de Jehov lo ha dicho.
1:28 Pero los rebeldes y pecadores a una sern quebrantados, y los que dejan a Jehov sern consumidos.

Y de igual manera nos dice que promesa hay para aquellos que son obedientes a su llamado de arrepentimiento:

2 Crnicas: 7:14-16 Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oir desde los cielos, y perdonar sus pecados, y sanar su tierra. Ahora estarn abiertos mis ojos, y atentos mis odos, a la oracin en este lugar: Porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que est en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazn estarn ah para siempre.

La invitacin hoy hermanos es que creamos no solo en el mensaje de amor de Dios sino tambin en su mensaje de correccin. Dios no quiere que andemos en temor o angustiados y mucho menos desea que por nuestro pecado vivamos lejos de El.

Hoy los invito a que creamos los dos mensajes de todo corazn, pues los dos provienen de un Padre amoroso, que a quien ama cuida y tambin corrige. El Seor nos los afirma en su palabra.

Jeremas
29:11 Porque yo s los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehov, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperis.
29:12 Entonces me invocaris, y vendris y oraris a m, y yo os oir;
29:13 y me buscaris y me hallaris, porque me buscaris de todo vuestro corazn.

Dios los bendiga.



Claudia Mulinovich

Fecha del servicio:

06/23/2013




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio