ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



Reconciliacin


La palabra reconciliacin es uno de los trminos ms poderosos y descriptivos en toda la escritura. Su definicin juntamente con la de los trminos justificacin, redencin, perdn y adopcin describen de manera gloriosa la grandeza de nuestra salvacin en Cristo, sin que la merezcamos.

La justificacin hace que un pecador, considerado culpable y condenado delante de Dios, sea declarado justo (Romanos 5:1-2 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Seor Jesucristo; por quien tambin tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios).

Mediante la redencin, el pecador que a los ojos de Dios es un esclavo, recibe la libertad de manera gratuita Romanos 6:17-18 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habis obedecido de corazn a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y liberados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

En el perdn, el pecador tiene una deuda eterna con Dios pero recibe el gran beneficio del pago y olvido de la deuda Efesios 1:7 en quien tenemos redencin por su sangre, el perdn de pecados segn las riquezas de su gracia. Bien en Cristo ya hemos sido justificados, redimidos y perdonados

Luego en la adopcin habiendo sido un extrao ante los ojos de Dios es recibido como un hijo suyo Efesios 1:5 en amor habindonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, segn el puro afecto de su voluntad.


Ahora veamos:
- Las condiciones en las que el hombre se encuentra sin Cristo
Colosenses 1:21 Y a vosotros tambin, que erais en otro tiempo extraos y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado.

Quin? CRISTO
Partimos del hecho que sin Cristo ramos extraos, ajenos a l, distantes de sus dominios, no participantes de su reino. El apstol Pablo lo resalta en la carta a los Efesios 2:12-13 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadana de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jess, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

Queriendo expresar el hecho de que existe una distancia abismal entre un hombre pecador y un Dios Santo y Justo, aunado a la realidad de que estamos incapacitados por nuestros propios mritos de poder salvar esa distancia, sin embargo en Cristo somos hechos cercanos.

Esto quiere decir que fuera de los mritos de Cristo el hombre no tiene ningn tipo de relacin amistosa con Dios, ms bien el tipo de relacin que existe es la de un juez con un pecador 100% activo, por lo que sin Cristo no tenemos ningn derecho de apropiarnos de las grandiosas promesas que Dios ha dejado en su palabra para consolar a los que son suyos.

Ahora, puede que algunas personas que caminen sin Cristo digan: yo estoy muy cerca de Dios, el punto es que ellos estn cerca del dios que han creado en su mente para que se amolde a sus necesidades, un Dios que no los juzga por sus pecado, que ms les alientas llevar una vida de libertinaje y libertades que lo llevaran a todas partes menos con Cristo, sin embargo estamos consientes que el Dios que nos reflejan las santas escrituras, el nico Dios verdadero, es un Dios celoso que no admite que caminemos en dos mundos tan distintos y en el que definitivamente en uno de ellos nunca encontraremos al nico mediador que existe entre Dios y la humanidad. JESUCRISTO.

Y notemos lo delicado es la situacin, ya que el apstol Pablo hace referencia a algo muy especial y leemos: Efesios 4:17-19 Esto, pues, digo y requiero en el Seor: que ya no andis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazn; los cuales, despus que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

Qu es avidez? Ansia o deseo muy fuertes e intensos de tener o conseguir algo
Cuando se tiene una mente entenebrecido como no lo dice el texto y un corazn duro no hay en el hombre el ms mnimo deseo de agradar a Dios y por lo tanto caminaremos una vida separada de Dios en una total y absoluta enemistad con El, esto producto de la conviccin que algunos tienen de que Dios es un ser que est interesado en no dejar que el hombre pueda pasarla bien, con gozo y divertirse llevando una manera de vivir disipada y sin lmites, y que sabemos que en un vivir de esta manera se estn pagando consecuencias muy grandes actualmente y que desafortunadamente no solo afectan el entorno familiar, muchas de estas decisiones estn afectando comunidades enteras.

Y seguimos
Romanos 5:10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho ms, estando reconciliados, seremos salvo por su vida

Creo que para aquellos que han ledo aunque sea un poco la escritura y con ms ganas los que la han ledo muchas veces, nos queda claro, que cuando caminamos sin Cristo nos volvemos enemigos de Dios, por lo consiguiente no merecedores a sus promesas ni bendiciones.

Por qu? Porque estamos siendo insensatos a los ojos de nuestro Creador y Dios, por que teniendo la provisin al alcance decidimos rechazarla o ignorarla.

Y leemos
Salmos 5:5 Los insensatos no estarn delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.


-o-o-o-o-o-o-o-
Le dije hace un momento, cualquier esfuerzo humano que se haga para reconciliarse con Dios definitivamente esta destinada al fracaso total y absoluto, dice el profeta Isaas que aun las buenas obras de los hombres son como trapo de inmundicia para Dios.

Nuestro seor Jesucristo lo aludi al hecho de que los hombres aman el pecado cuando dijo: Juan 3:19-20 Y esta es la condenacin: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron ms las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

Les gusta caminar en las tinieblas, a escondidas para que el mundo no se de cuanta de su maldad, lo triste es que muchos lo hacen tan abiertamente que se sienten hasta orgullosos de ello.

Y le digo algo ms, esta era nuestra condicin, pero en Cristo hemos encontrado la redencin, tristemente esta es la condicin de muchos todava y que andan sin Cristo que son hacedores de maldad haciendo todo aquello que desagrada a Dios.

Y me pregunto Cmo puede un Dios santo y justo reconciliar consigo a un hombre pecador como el que acabamos leer en os diferentes pasajes Bblicos?

Jess tuvo que morir en la cruz del calvario como el medio para lograr esa reconciliacin con el padre celestial, el precio era y fue demasiado alto, pero de igual manera haba mucho que comprar y reconciliar, ya que para el hombre Dios haba pasado a un segundo trmino.

Por mucho sacrificio de animales y de granos que se hicieran, siempre tenia que estarse haciendo, as que era necesario uno de una sola vez y para siempre, y Cristo se presento como tal, pagando por nuestros pecados como el medio para que haya paz entre Dios y los hombre.

Por medio de su sangre nuestros pecados son perdonados Hebreos 9:11-12 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el ms amplio y ms perfecto tabernculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creacin, y no por sangre de machos cabros ni de becerros, sino por su propia sangre, entr una vez para siempre en el Lugar Santsimo, habiendo obtenido eterna redencin.

Luego el hombre es transformado en esa obra de reconciliacin:
2 Co 5:17-19 De modo que si alguno est en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aqu todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcili consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliacin; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomndoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encarg a nosotros la palabra de la reconciliacin.

En Cristo somos una nueva creacin, nuevas creaturas, no somos remendados, ni arreglados, somos nuevos. As que no debemos de caminar extraando las cosas pasadas, aorando lo que hemos dejado atrs, acabamos de leer he aqu todas son hechas nuevas.

As conforme a Cristo somos Santos, sin mancha e irreprensibles:
- Santos: apartados del pecado consagrados para Dios
- Sin manchas: no hay en nosotros ningn tipo de culpa ya que Cristo cargo con todas ellas en la cruz del calvario. Aunque mientras estemos en este cuerpo muchas veces vamos a fallar a Dios, la justicia de Cristo fue adosada a nuestra cuenta por medio de la fe
- Irreprensibles: no hay nada de lo que podamos ser acusados verdicamente, ya que judicialmente estamos absueltos, y cada vez que el diablo, el acusador de los hombres se levanta para sealarnos, Cristo dice yo pague por ello. Toda acta que nos era contraria esta clavada en la cruz del calvario donde Cristo venci a nuestro acusador. Hemos sido reconciliados con Dios, Cristo hizo lo que nadie poda hacer por nosotros reconciliarnos con El padre. Por ello podemos decir que somos salvos por obra, pero no nuestras sino la nica y absoluta en Cristo Jess Seor Nuestro.

As que somos salvos por Su muerte, por Su sangre, por Su resurreccin, por Su ascensin y regreso; gracias a nuestro Glorioso salvador.

Judas 1:24-25 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin cada, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegra, al nico y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos.


Amn.


Rosamara Segura
Pastor


Conclusin
Estamos llamados a perseverar en el evangelio, a construir nuestras vidas sobre el fundamento del evangelio, a no movernos ni a la izquierda ni a la derecha, a caminar fielmente con Cristo, a pesar de nuestras cadas a levantarnos todas las veces que sea necesario y seguir a delante, y me preguntaran como puede ser esto y les responder: Filipenses 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenz en vosotros la buena obra, la perfeccionar hasta el da de Jesucristo. Si Dios est comprometido a preservarnos y perfeccionarnos nosotros tenemos que perseverar.

Fecha del servicio:

05/19/2013




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio