ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



El valle


Quien no ha tenido la oportunidad de contemplar un valle y en sus imperfecciones perfectas hay gran belleza y que en ocasiones nos quitan hasta el aliento.

Cada vez que voy camino a mi casa por el 520 me sorprende siempre el valle gigante que queda ante m con el fondo de montaas, ver todos esos rboles y pinos cubriendo casi cada espacio en verde es un panorama espectacular.

Creo que tengo un poco aburrido a mi hijo ya que es comn que le diga que contemple semejante belleza.

En el libro de los Salmos encontramos una de las oraciones, a mi pensar, de las ms bonitas y reconfortantes de toda la escritura, adems de ser creo yo, la parte ms leda de toda la Biblia, que ocupamos en tan diversas ocasiones.

Y nos habla de un valle bien diferente al que les he descrito.

Y vamos a hablar de una pequea porcin de esta maravillosa oracin.

Salmos 23:4(a) Aunque ande en valle de sombra y de muerte, No temer mal alguno.

Nos habla de muerte y la muerte siempre proyectara a nuestras vidas una sombra hasta cierto punto de miedo, ir a aquello que no conocemos a lo que no nos hemos preparado.

Nos preparamos para ser Maestros, Mecnicos, Carpinteros, Enfermeras, Mdicos y con el tiempo aprendemos a ser amas de casa, a ser padres (o medio lo aprendemos) lo triste es que algunos nunca aprenden, y as sucesivamente, pero para la muerte es algo que nadie puede venir a instruirnos, no existe manual alguno de cmo hacer, no existe mapa alguno que nos gue.

Podemos luchar, evadir, enfrentar a muchos enemigos como el sufrimiento, el dolor, las enfermedades, pero contra la muerte no hay nada que hacer humanamente ya que eso le pertenece a Dios.

Y no pretendo hablarles de la muerte fsica, ms bien de ese valle que tenemos que atravesar muy seguido, pero que bendecidos somos al saber que Dios camina con nosotros.

Una vez ms esta semana me toco ir al hospital con mi hijo y verlo nuevamente en esa cama con mangueritas conectadas me causaba algo en mi corazn.

Bromeamos mucho, le tome fotografas, necesitaba distraerlo del dolor que senta en lo que haca efecto el medicamento y necesitaba distraerme de mis propios sentimientos de mam al ver a mi hijo en esa cama especial.

Nos remos incluso jugamos, hubo un momento en que le suger jugar a las escondidas, cosa que verdaderamente le causo risa ya que estaba prcticamente atado a la cama por sus mangueras, el caso es que el tiempo se paso, y algo estoy segura Dios estaba con nosotros.

Porque el Salmo me deca No temer mal alguno, porque t estars con migo, tu vara y tu cayado me infundirn aliento.

Yo me supongo que el rey David tuvo muchos momentos difciles al igual que cada uno de nosotros, leemos en Salmos 138:7(a) si anduviera yo en medio de la angustia, t me vivificaras.

Todos hemos vivido o tal vez estamos pasando ahora mismo por momentos verdaderamente difciles, y quiz piense, NO PUEDO MAS, hasta aqu llegue!

O bien No quiero seguir adelante ya s lo que se me espera!

No debera de haber nada que nos preocupe al extremo como para no confiar en el poder de Dios.

Vivir en angustia pareciera algo de moda actualmente, estar en constante estrs es lo actual.

Es ms, los psiquiatras se estn haciendo ricos hay que medicar mucha gente para que logre segur adelante.

La clsica palabra de algunos de ellos es el mundo no se detiene por ti, ni t te puedes salir de l as que tienes que seguir adelante!, as que hay que hacer no algo, mucho.

Pero estas gentes han dejado de confiar en Dios, el nico ser que nos puede llevar de la mano a travs de este valle de muerte.

Y que bendecidos somos saber que ese Dios vivo, se preocupa por m, que me salva, me restaura y camina conmigo y que en muchas ocasiones hasta me carga para que pase por ese pequeo valle que se vislumbra a lo lejos o por el que se est pasando ahora.

Y no olvidemos que cada vez que salgamos de este valle debemos agradecer infinitamente que no hemos salido por nuestras fuerzas, sino porque Dios nos saco de l, a l le placi hacerlo.

Que reconfortante es saber que l est siempre con nosotros, siento lastima por aquellos que han decidido hacer a un lado de sus vidas su relacin con Dios, que le dan prioridad a sus propias satisfacciones antes de darse la oportunidad de conocer a Dios de permitirse llevar una buena relacin con l y que por lo consiguiente podran tambin disfrutar de las cosas buenas y bellas de esta vida.

Isaas 43:2 Cuando pases por las aguas, yo estar contigo; y si por los ros, no te anegarn. Cuando pases por el fuego, no te quemars, ni la llama arder en ti.

Nos dice cuando estemos en problemas l estar con nosotros, y si ve que la corriente esta fuerte no se preocupe, no le arrastrara ni le cubrir y que cuando estemos ante tentaciones casi casi ineludibles no nos dejara quemarnos.

Fjese solo hemos visto tres porciones de la escritura donde se habla de problemas dolor, tristezas, tentaciones, de todo aquello que como seres humanos tenemos cada da.

Sin embargo no olvide que aunque seamos hijos del Dios altsimo no estamos exentos de pasar por pruebas y algunas de ellas muy extremas o hasta devastadoras.

Pero la promesa est presente para aquellos que hemos sido llamados sus hijos, para aquellos que alzamos nuestros ojos al cielo en busca de socorro, gua y consuelo.

Y regresemos a los dos salmos anteriores:
Salmo 23:4(b) No temer mal alguno, porque t estars con migo, tu vara y tu cayado me infundirn aliento.
Salmo 138:7(b) Contra la ira de mis enemigos extenders tu mano, Y me salvar tu diestra.

Y ahora vamos a Isaas 43:3 Porque yo Jehov, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopa y a Seba por ti.

No tema ni desmaye, agrrese fuerte del cayado de Dios, l siempre est presto para ayudarnos.

Y en cuanto al valor que tenemos, es incalculable, usted vale mucho, yo valgo mucho para Dios, tal es el caso que nos dio a su unignito y primognito hijo Cristo Jess para morir por cada uno de nosotros.

As que no se sienta solo, no crea que esta sufriendo y caminando a solas.

Saldr ms que victorioso de todo esto solo de gracias a Dios y de testimonio a las naciones de quien es su salvador, aquel que le sustenta y tiene control sobre todo.


Amen


Rosamara Segura
Pastor

Fecha del servicio:

09/02/2012




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio