ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



Querer y Hacer


Se recuerda de los propsitos y metas que nos planteamos al final de ao 2011 o bien al comienzo del 2012?

Creo que mayormente todos nos ponemos metas o propsitos.
- Terminar esto o aquello
- Comenzar esto otro
- Tener un acenso
- Un nuevo trabajo
- Ser mejor mam o pap o herma

Y as podemos seguir enumerando algunas cosas ms, desde las ms intrincas casi, casi imposibles, hasta las ms tradicionales, que si la dieta, que si cambio de vestuario, nueva apariencia, etc.

Hoy han pasado poco ms de 3 meses desde que comenz el ao y la mayora hicimos nuestros propsitos.
- Ahora si lo voy a lograr!
- Ahora si lo voy hacer!
- Este ao si me caso! ( Jijijijijijij)

Pero de dichos propsito, planes o metas, como queramos llamarlos, que nos hicimos algunos de nosotros no hemos logrado ni el primero, el ms sencillo, no tengo la mas mnima idea de que es lo que usted planeo para este ao pero estoy casi segura que no hemos avanzado mucho.

No se han preguntado a que se deber? Ser que nos proponemos cosas a la ligera?

Cosas inalcanzables. O definitivamente no trabajo en ellas.

Cuando se ponen metas debemos de trabajar en ellas, solitas no llegan, se requiere de nuestro esfuerzo, de inversin de muchas formas.

Quiero un mejor empleo, pero no hago nada por buscarlo. Quiero una mejor calidad de vida, pero sigo comiendo mal, me mal paso, me sigo desvelando, hago rabietas por todo, etc.

Mejores calificaciones escolares pero no me pongo a estudiar, est ms emocionante la TV, Facebook, etc.

y mucho ms.

Comencemos con nuestra Biblia, el mejor consejero que tenemos, nuestra gua.

Leamos Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce as el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Hay ocasiones que no hacemos mucha conciencia de este texto y mayormente se lo aplicamos a nuestro prjimo, a nuestro vecino de silla y no me lo aplico primero a m.

Examine el texto con cuidado, primero podemos ver la soberana sobresaliente de Dios, leemos PRODUCE, no hay nadie ms en este universo, en la historia de la historia que alguien pueda producir algo con solo querer, solo nuestro Seor y Dios, el Creador y Soberano absoluto de este vasto lugar.

l hace y provoca que en usted nazca el querer, el anhelar, y por lo consiguiente nos provey la capacidad de hacerlo, de lograrlo.

Y que cuando Dios pone esa semilla es porque tiene que tener fruto y fruto agradable para l y para nosotros y que en definitiva nos beneficia.

Dios pone las cosas en nuestro ser y la capacidad de hacerlas, adems de que no le pedir que haga algo que esta fuera de su alcance, siempre que Dios le pide algo es porque usted puede hacerlo, l ya le ha capacitado, lo siguiente es que usted quiera hacerlo!.

Ahora bien para que nuestra vida cambie es necesario que este en armona con Dios, dejando que l tome control sobre de ella y entonces verdaderamente se convertir el Querer como el Hacer.

Bsico es que reconozca usted, yo, que fue Dios quien lo dispuso y que no fueron sus logros o fuerzas.

El apstol Pablo nos dice en 2 Corintios 3:5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios.

Debemos dar a Dios siempre ese reconocimiento, la gloria de que por l son hechas las cosas y que l es el que pone tanto el querer como el hacer.

Ahora bien, no siempre lo que queremos es conforme a la voluntad de Dios y definitivamente no siempre hacemos lo que Dios requiere que hagamos, entonces los resultados no sern precisamente los ms favorables, aunque pareciera que a veces s, que lo que yo quiero lo que escog es lo mejor.

Pero que en definitiva lo que Dios nos marque ser siempre mucho mejor.

S que muchas veces lo que debemos y queremos hacer marcan diferentes caminos, y pareciera que es ms agradable lo que queremos que lo que debemos, sin embargo nos hemos llevado grandes sorpresas.

Tenemos el caso de Jons, para l fue ms fcil lo que quera que lo que deba, y las consecuencias no se hicieron esperar, la aventura no fue nada sencilla, pero finalmente acepto que tena un deber.

Cuando se trata del ministerio que Dios le ha dado a usted y que le est pidiendo que haga pero que por sus dudas, temores o que se yo no lo hace, Dios entonces tomara cuentas al respecto tarde que temprano.

Las cosas no son siempre como con Jons, al que lo hizo regresar de la manera ms peculiar, en trasporte exclusivo y sin escalas, habr ocasiones en que si ud. NO quiere hacer lo que DEBE hacer, entonces habr quien est dispuesto a hacerlo y Dios ocupara ese recipiente dispuesto a ser lleno, para ser til.

Muchas veces nos hemos lamentado de NO haber hecho las cosas, cualquiera que estas sean, y comienzan nuestro ayees y la palabra irremediable y sin significado alguno Si hubiera el hubiera no existe, lo que usted no hizo, no lo hizo y se acabo.

Si tiene algo que hacer para Dios, no se demore ms, no deje ese privilegio que le pertenece por que Dios lo ha deposito en cada uno de nosotros.

Por qu dejar que mi labor la tenga que hacer otro, si es mi privilegio, pero que si no nos activamos Dios pondr a otro a que lo haga.

Y sabe una cosa?, cuando eso suceda, no murmure, no se indigne ni se enoje porque alguien ms est haciendo lo que era su trabajo.

Me gusta lo que podemos leer ms adelante en el texto de Filipenses 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generacin maligna y perversa, en medio de la cual resplandecis como luminares en el mundo.

Como quien dice no se manche, no se contamine, y pngase a trabajar y si ya alguien est haciendo lo que usted pudiera haber estado haciendo, pdale perdn a Dios por su lentitud y pregntele en que ms puede servir y haga compromiso.

Sabe porque es tan daino que los miembros de una iglesia se lamenten, murmuren o discutan? por que cuando la gente de afuera, o la nueva que est llegando se dan cuenta los podemos desanimar, querrn salir de aqu o simplemente no regresar, porque de eso est lleno afuera.

Nuestra amalgama grande y poderosa debe de ser Cristo lo cual no da cambiada alguna a contiendas ni diferencia.

Ms bien nos impulsa a ser uno solo, a trabajar juntos.

Y les pregunto Qu quiere usted para su iglesia, para esta iglesia?

Bien, entonces debemos de querer lo mismo y por lo consiguiente hacer juntos, trabajar unidos, caminando para el mismo lado, dejando de esa manera que a travs de nosotros tambin Cristo sea conocido.


Amen


Rosamara Segura
Pastor

Fecha del servicio:

04/15/2012




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio