ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



Prjimo


Y comienzo con una pregunta sencilla, Quin o qu es su prjimo?
Cualquier otra persona que no sea yo, que no sea Ud.

Lucas 10:29-37 Pero l, queriendo justificarse a s mismo, dijo a Jess: Y quin es mi prjimo? Respondiendo Jess, dijo: Y Jess comienza a darles la parbola del BUEN SAMARITANO.

Y les pregunto nuevamente quien es su prjimo?

Suena fcil cuando el hacer el bien se trata de una persona que nos cae bien, de un familiar, de un amigo. PERO cuando se trata de un desconocido, o tal vez de alguien que nos cae mal, que en algn momento nos causo dao, o tristeza, entonces la situacin ya tiene otro matiz.
- Que se las arregle solo!
- Ni modo se lo busco!
- Hay muchos a su alrededor que pueden ayudarle, estn ms cerca que yo, o le conocen mejor!

Y con esta ltima alternativa, posiblemente de esta manera mitigamos un poco la incomodidad de nuestra conciencia.

En el libro de Mateo Jess hace referencia a los dos nicos mandamiento que nos dejo, leamos:
- Mateo 22:37-40 Amaras a tu prjimo.
- Y le habla a un joven rico leamos Mateo 19:19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amars a tu prjimo como a ti mismo

No es opcin, es en mandamiento dado directamente por Dios.
Y ha como cuesta trabajo, entre el coraje, los celos, envidias, y hasta ganas de venganza preferimos no cumplirlo algunas veces.

La carencia de amor que es lo que nos hace no poder llevar a cabo este mandamiento, es los que nos permite justificar nuestras acciones:
- Es que me hicieron!
- Me hirieron!
- no es nada mo!

Y as podemos sacar algunas otras justificaciones ms.
Lo que definitivamente puede reflejar hasta cierta amargura

Leemos Levticos 19:18 No te vengars, ni guardars rencor a los hijos de tu pueblo, sino amars a tu prjimo como a ti mismo. Yo Jehov. Qu manera tan especial de cerrar este versculo, directamente con la firma de Jehov de los ejercito.

Y como deca al principio:
Nuestro prjimo es cualquier otra persona que no sea Ud. sin importar absolutamente nada, posicin social, creencia, raza nacionalidad, etc.

NO tenemos justificacin alguna para negarnos a brindarle ayuda a quien lo necesite, para estar al pendiente de los dems, sea que nos gusten o no.

La ilustracin en el buen samaritano debera de marcarnos lo absolutamente importante que es cumplir con este mandamiento.

Recordemos que a los Samaritanos no los queran los judos, ellos eran producto de la mezcla de los judos con los pueblos vecinos en el tiempo de la dispensacin, as que los judos se sentan raza pura directa de el padre Abraham.
Cuando ellos tenan que viajar lejos de Jerusaln y Samaria estaba en su camino, preferan tardarse mucho ms al rodear la ciudad que pasar por ella. Se consideraba inmundo hacerlo.

En el libro de Juan 4:7-9 leemos la respuesta de la mujer samaritana cuando Jess le pide agua. Una vez ms vemos reflejado la situacin o la posicin en la que los samaritanos estaban considerados.

Ahora bien la ilustracin se da con aquellos que estn considerados al servicio de Dios: SACERDOTE Y LEVITA, que bien podramos decir hoy en da PASTOR Y MUSICO y nos dice que lo vieron y pasaron de largo, prcticamente actuaron igual que los asaltantes, solo que ellos no se quedaron con las pertenencias, pero si lo dejaron a que terminara de morirse.

Hay un hombre que fue atacado, asaltado y dejado a medio morir, por los asaltantes y por los servidores de Dios.

Muchas veces he escuchado el comentario que duele, Los de afuera son mejor que los de adentro! O Y eso que es Cristiano! Cranme que eso me retumba en los odos, me provoca enojo, indignacin.

Pero la verdad es que hay ocasiones en que nos sentimos como los judos de aquellos tiempos, que somos privilegiados, que somos diferentes, pero desafortunadamente nuestros hechos dicen todo lo contrario a lo que un verdadero cristiano debera de hacer. Y entonces s que resulta que los samaritanos de hoy son mejores que muchos de nosotros.

Qu vergenza!

Y despus aparece el personaje principal, el Samaritano, el hombre que se condoli de aquel desconocido medio muerto, un ser humano igual que l, en el que vio simplemente que necesitaba ayuda, proteccin y hasta su dinero.

No hizo las preguntas clsicas y absurdas, Qu te paso?, Qu te hicieron, o quin te lo hizo!? ... estas preguntitas estn de ms.

Nos relata el cap. 10:34-35 de Lucas y acercndose, vend sus heridas, echndoles aceite y vino; y ponindole en su cabalgadura, lo llev al mesn, y cuid de l. Otro da al partir, sac dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cudamele; y todo lo que gastes de ms, yo te lo pagar cuando regrese.

Jess hace igual por Ud. y por mi, nos pone ungento, nos cura y ya ha pagado por nosotros.

Trate a los dems como quiera que lo traten, no siempre estaremos donde estamos hoy, con la oportunidad de ayudar, de proveer, posiblemente en algn tiempo nos toque a nosotros ser los que necesitemos la ayuda, que se nos provea.

No nos confiemos de nuestras propias fuerzas o de los muchos numero que tenga nuestra cuenta de banco. No vea feo al que tiene mucho y Ud. no, tambin esta persona tiene necesidades. No ve feo al que tiene poco, por que Ud. tiene mucho, esa persona tambin tiene necesidades.

He visto la serie de los Kennedy problema de la gente de color, los vean como gente sin derecho alguno prcticamente como basura: el joven que quera entrar a la universidad, Rosa Parks que se atrevi a tomar un asiento de adelante en el autobs.

Todo esto sucede por la carencia de amor, de un amor no como el mundo la da sino como solo Dios nos puede dar y que sale de la comprensin de todo ser humano, y que como hijos de este gran Dios deberamos de reflejar.

La falta de este amor nos quita la sensibilidad hacia los dems, lo que ocasiona fractura en las iglesias, entre cristianos y en la humanidad en todo el mundo actualmente, y por ello vemos las guerras, los problemas de abusos, los de las escuelas y los jvenes y mucho, mucho ms.

Si Ud. no se ama como es que pretende quiere amar a los dems.

Ahora bien si Ud. se ama, porque entonces no lo comparte con los dems, no sienta que por no ser su familiar no tiene responsabilidad alguna ante la necesidad de otros.

El que alguien se haya portado mal con Ud. de cualquier forma, no le justifica su falta de responsabilidad ante los dems.

Santiago 2:8-9 Si en verdad cumpls la ley real, conforme a la Escritura: Amars a tu prjimo como a ti mismo, bien hacis; pero si hacis acepcin de personas, cometis pecado, y quedis convictos por la ley como transgresores

Y despus
1 Pedro 2:15-17 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.

Y por ltimo
1 Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabis que ningn homicida tiene vida eterna permanente en l. En esto hemos conocido el amor, en que l puso su vida por nosotros; tambin nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

Y definitivamente esa vida la obtenemos gracias al sacrificio de nuestro Seor Jesucristo y que la escritura nos recuerda que Dios nos amo a tal grado que nos dio a su hijo Unignito para que nos proveyera esa vida eterna con l.

Y hoy, recordaremos con amor y gratitud esa oportunidad que se nos otorgo de lo alto atravs de la muerte de Cristo.


AMEN


Rosamara Segura
Pastor

Fecha del servicio:

03/04/2012




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio