ir al contenido de la pagina ir al indice del website

 

Sermones

Queremos compartir la palabra de Dios con usted, siéntase libre de copiar o reproducir estos mensajes con la intención de discutir, estudiar y propagar las enseñanzas presentadas en la Biblia.


< Volver <



No Temers


Isaas 55:8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehov.

Cuando realmente yo recapacite de este versculo, cuando verdaderamente me impacto o lo razone, o lo asimile, no s cmo explicarlo, el caso es que hace aprox. 8 aos que este pasaje en especial hizo algo en mi vida, me dio una paz extraa, una confianza diferente.

Viendo un poco en retrospectiva y al mismo tiempo al da de hoy, me da gusto saber que Dios tiene todo bajo control.

Que afortunados somos, el estar consientes que nuestros caminos no son los de Dios y que lo que yo estoy pensando o planeando definitivamente no son los planes que Dios ha hecho para nosotros.

Cuntos de nosotros pensamos hace unos aos que para esta fecha en especial estaramos haciendo otra cosa, o bien estando en otro parte.

No la pasamos planeando e imaginndonos una y mil cosas, ponindonos metas y logros futuros y muchas veces ni siquiera le consultamos a Dios si es lo adecuado, si es su voluntad, simplemente nos montamos en la idea y arrancamos.

Y en el camino suceden cosas que pueden lastimarnos, entristecernos o simplemente ponernos en estrs, tomamos decisiones que no siempre son las mejores y desafortunadamente siempre habr consecuencias.

El es mi fortaleza y mi roca, leemos Salmos18:2 Jehov, roca ma y castillo mo, y mi libertador; Dios mo, fortaleza ma, en l confiar.

Qu manera tan fuerte del salmista de declarar quien es su Dios y en quien esta su FE, Jehov es su todo, Roca, Castillo, fortaleza y libertador y contra esto no hay quien se enfrente.

Cuando estemos pasando por pruebas o situaciones desesperadas por llamarlas de alguna manera, es bsico que estemos confiados, fortalecidos en nuestro Dios.

Que importante es que no descuidemos el crecimiento espiritual, ya que en esto est la vida eterna con Cristo.

A travs de la escritura podemos encontrar una y otra vez exhortacin a una vida llena de fe, fortalecidos de tal manera que sorprende al mundo comn, donde ellos no se explican de donde sacamos las fuerzas para seguir adelante a pesar de las pruebas que pasemos, ya que tarde o temprano volvemos a levantarnos y no por nuestras fuerzas, sino en las de Cristo Jess.

Pero para eso se necesita primeramente reconocer que sin Dios no podemos, y que en lugar de estar frustrados ante situaciones, auto compadecindonos y flagelndonos, pedirle ayuda a quien nos conoce a perfeccin, quien si conoce los caminos y piensa diferente que nosotros.

Cuando se encuentre en una situacin difcil, confusa o casi casi sin salida, no eche a correr en sentido opuesto, confronte la situacin con usted mismo y fortalzcase en Dios para seguir adelante.

Salmo 23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temer mal alguno, porque t estars conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirn aliento.

Cuntas veces no hemos sentido que cuando estamos pasando un momento malo parece como si nos hubieran dado diagnostico de desahucio, o bien pensar que si sera mejor si muriramos? Hago la aclaracin, no por que pensemos en atentar contra nuestra vida, simplemente haciendo comparacin en lo difcil que puede ser lo que estamos viviendo.

Cuando la confianza que tenemos en Dios es fuerte y no nos movemos ni a la derecha ni a la izquierda, nos damos cuenta que no hay obstculo que en el nombre de Dios no caiga. Dice NO TEMERE MAL ALGUNO PORQUE TU ESTARAS CONMIGO.

Si l con nosotros, quien contra nosotros.

sta es la fortaleza que nos infunde la escritura, que vivieron muchos de los personajes que encontramos en ella, y la que muchos de nosotros hemos vivido

Y que est disponible para todo hijo de Dios, pero slo a travs de la completa dependencia en l.

Las tragedias en nuestras vidas pueden ser transformadas en triunfos a travs de la fuente de esta fortaleza que es Cristo Jess.

Y vean que regalo maravillo nos dejo cuando acudi a la presencia de su Padre, Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espritu Santo, a quien el Padre enviar en mi nombre, l os ensear todas las cosas, y os recordar todo lo que yo os he dicho.

Por qu envi Dios al Espritu Santo y adems a morar en nosotros?

Porque l entendi nuestras debilidades y fragilidad. l saba que no podramos sobrevivir por nosotros mismos.

El saba que sus discpulos enfrentaran grandes pruebas y tribulaciones a raz de Su muerte, que hoy nosotros de igual manera los enfrentamos da a da.

Tambin saba que sus discpulos lo negaran y traicionaran, que hoy nosotros con nuestras obras, con nuestra manera de ser lo negamos constantemente, y ms triste que con nuestras palabras lo hacemos de igual manera.

Y no de por poco las pruebas que ha pasando, las que este viviendo ahora mismo, recuerde que hay propsito de Dios, aunque muchas veces no lo entendamos porque pensamos que estamos haciendo las cosas bien y que tal vez no nos merecemos estar viviendo situaciones incomodas.

Lemos hace un momento en Salmo 23 porque t estars conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirn aliento.

Es verdaderamente reconfortante saber que no estamos solos, que durante los periodos de pruebas, y dificultades ah esta l.

Pareciera confuso cuando leemos 2 Corintios 12:9 Y me ha dicho: Bstate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriar ms bien en mis debilidades, para que repose sobre m el poder de Cristo.

Cuando Dios le ha liberado de un periodo de afliccin, de debilidad o de prueba, l es glorificado ya que Ud. no ha salido por sus fuerzas, sino por el amor y misericordia de nuestro Seor y Padre.

Cuando crea que las fuerzas le fallan, que crea que no hay ms salida, que est sufriendo ms que ninguna otra persona recuerde lo que nos dice:
Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

La fortaleza de Dios no es algo pueda ganarse con su trabajo, por lo lindo que este, es un regalo dado a todos los que reciben a Jesucristo. Viene a travs de reconocer que no podemos hacer las cosas por nosotros mismos, que somos limitados y dependientes de Dios y que definitivamente necesitamos Su ayuda en todo.

No hay expresin ms grande de confianza en Dios que decir, Padre, no puedo hacer esto por m mismo, pero s que t s puedes. Al aprender a buscarle, se sorprender de la forma en que Dios expresa Su amor.

Nuestro misericordioso Padre celestial, quien camina a la par cada da, est listo para consolarnos, rescatarnos, amarnos y revestirnos en Su amor incondicional.

Deje que l le levante cuando sienta que ya no puede seguir.

Deje que l le ame, proteja y le consuele cuando se haya quedado sin esperanzas.
Permtale a Dios ser la fuente de su fortaleza.

No olvide que cada una de las experiencias que ha vivido, servirn para que ms adelante, una vez vuelto a levantar, Ud. sirva de consejero y apoyo a quienes estn pasando por circunstancias parecidas.

Es un buen tiempo de comenzar y no porque este comenzando un nuevo ao, sino porque usted es una nueva criatura cada da.


Amen


Rosamara Segura
Pastor

Fecha del servicio:

01/01/2012




< Volver <

^ Ir arriba ^




A continuacion el Mapa del Sitio